jueves, 16 de febrero de 2017

Asociarse


Sí, de acuerdo, asociémonos. Pero escucha. Me uno a ti para hacerme más complejo. Me asocio contigo porque juntos hacemos cinco. Porque quiero todos los demonios tuyos para probármelos o juntarlos con los míos. Porque solo me conozco en conocimiento con los demás y no me perfecciono si no froto mi cerebro con el resto. Pero nada de multitudes futboleras ni partidos políticos ni desfiles patrióticos ni programas televisivos ni misas dominicales. No me llames para nada donde mi cerebro o voluntad deban limitarse. No me cites para empobrecerme. No me quieras para reducirme.