miércoles, 29 de marzo de 2017

Quince centellas


• • • • • Para ibuprofeno la risa.

• • • • • El ser humano es el peor meteorito que ha impactado contra el planeta Tierra.

• • • • • A mí también me costó darme cuenta de que los muros que veía crecer a mi lado los estaba levantando yo.

• • • • • Le llaman madurez al tiempo que transcurre desde que terminas de vivir hasta que te llega la muerte.

• • • • • La noche la dedico a dormir, que para soñar ya tengo el día.

• • • • • Por cada día de sociedad necesito cien de soledad.

• • • • • No entiendo los naufragios de quienes no se subieron al barco.

• • • • • Escuchar es de valientes.

• • • • • Si todos fuimos niños geniales y adolescentes con talento, ¿por qué de adultos ya somos como todo el mundo?

• • • • • En la escuela no me dieron instrucción, me dieron instrucciones.

• • • • • Para cuando terminé las primeras diez líneas el silencio ya había escrito tres folios.

• • • • • Un beso bien dado, por más que lo limpies, no se te quita nunca.

• • • • • Cada definición que aceptas es un eslabón añadido a tu cadena de preso.

• • • • • Que alguien escriba demasiado bien me parece la primera sospecha de su falta de salud.

• • • • • La diferencia entre decir una cosa y ponerla por escrito es la misma que existe entre tirar una piedra y lanzar un boomerang.