jueves, 20 de abril de 2017

Tintín en el Congo


Un estudiante congoleño ha puesto una demanda contra la editorial Moulinsart para que retire de las librerías belgas el libro de cómic Tintín en el Congo. Aduce que el libro es racista y tiene razón. Como la iniciativa me parece buena, me he animado a hacer una lista con otras obras que en mi humilde opinión también deberían ser retiradas. Ahí va:

La Ilíada y La Odisea, por exaltación de la guerra y la mentira.
La República, de Platón, por totalitaria.
La Biblia, al menos Levítico y Apocalipsis de San Juan.
El Príncipe, de Maquiavelo, por maquiavélico.
El mercader de Venecia, de Shakespeare, por antisemita.
–Quevedo, de la A a la Z, y él sabrá por qué.
Tarzán, de Burroughs, por racista.
–Todo Kipling, por imperialista.
Juventud, egolatría, de Baroja, por menosprecio a los sudamericanos.
–Gilles, de Drieu La Rochelle, por fascista.
–Varios poemas de Alberti, Neruda, Vallejo y Miguel Hernández, por estalinistas.
Cien años de soledad, por invitación al bestialismo.
–Bukowski completo, por machista.

Es sólo un botón. He encontrado limpios de polvo y paja El Principito, Los Hollister y La cocina de Karlos Arguiñano. Tampoco he visto nada raro en la obra de Corín Tellado y Paulo Coelho.