lunes, 23 de diciembre de 2019

El amor es el número del caballo al que apostaré todo


Yo que era tan necio
como un mapamundi o un diccionario,
ahora que te amo
me siento una biblioteca llena de tigres,
cada libro una garra de tu melena,
y además he aprendido solfeo
en doce minutos,
yo solo,
mientras pensaba en tu clítoris
sobre un piano sonriente,
yo que era tan torpe
y ahora soy un atleta jamaicano,
yo que era tan lento
y ahora soy un piloto de carreras,
yo que no me orientaba
y ahora encuentro en tu cuerpo
todos los lugares.