sábado, 8 de febrero de 2020

Planté un antiárbol donde no se pudieran posar pájaros de colores existentes


Porque nunca me he aceptado puedo volar como un buitre, yo que no soy un buitre; puedo correr como un ciervo, yo que no soy un ciervo; puedo nadar como un barbo, yo que no soy un barbo. Porque he forzado mis centros y me he arrancado las raíces, porque me he insultado y despreciado hasta volverme un minotauro imposible, ¡porque nunca he transigido ante la templanza y la mesura, porque nunca he aceptado mi lugar ni mis límites, porque nunca ha cedido mi odio ante vuestro mundo y su horrible serenidad!