miércoles, 21 de abril de 2021

La cerilla


Cada vez que estuve
rodeado de noes
me nació un sí
que me lanzó hacia delante.

Cada vez que caí
en el pozo
encontré en el fondo
una lámpara maravillosa.

Traté de ahogarme:
los delfines me devolvieron
a la superficie.

Traté de dispararme:
las balas volvieron
a mi revólver.

Cada vez que sufro,
cada vez que pierdo,
cada vez que estoy a punto
de abandonarme,
reviso mis bolsillos,
descubro una cerilla, 
y enciende.